Los museos se abren paso en el mundo digital

Los museos se abren paso en el mundo digital

La pandemia COVID-19, o coronavirus, obligó a todos los sectores a buscar la manera de sobrevivir, siendo esta el trasladar sus actividades a la modalidad virtual. 

El sector cultural no fue la excepción. Alrededor del mundo, los museos están compartiendo sus salas y exposiciones de forma virtual, con el fin de mantener viva la cultura en esta cuarentena. 

Ahora bien, en Colombia, el sector cultural fue uno de los primeros en responder y hacer cambios en su forma de ofrecer sus servicios a los ciudadanos. 

Patricia Calderón, ingeniera biotecnóloga e investigadora, dice que: “si tenemos en cuenta que algunas personas no presentan síntomas o son leves, nos arriesgamos a que por la resistencia del virus, que puede sobrevivir el calor corporal de mucha gente reunida, haya infección. Ese es el mayor problema de las multitudes.” De ahí la importancia de limitar las concentraciones de gente.

Estas medidas traen retos para los ciudadanos. Según la psicóloga María Constanza Rojas, recuperar esa confianza en el entorno y lograr percibir al otro como un ser humano, mas no como una amenaza o como alguien que contagia, será uno de los desafíos.

Superar esta situación podría tardar años o meses, el tiempo puede variar, pues cada ser humano responde de manera diferente y por ende cada sociedad. No será sencillo, así como tampoco va a ser fácil volver a lo que se solía llamar normalidad. 

Nueva propuesta cultural

Nueva propuesta cultural

Museos alrededor del mundo se han sumado a la ola de lo digital 

Al ser el sector cultural uno de los primeros en ser afectados por el coronavirus, el paso a  la virtualidad de sus servicios fue repentino.

En Colombia, el Ministerio de Cultura, mediante los hashtags #MuseosEnCasa y #TuCasaEsColombia, ha reunido el contenido digital de los museos del país como parte de una estrategia de comunicación.

Cada museo comparte en redes sociales y en sus páginas webs, las obras (pinturas, esculturas, exposiciones permanentes o itinerantes) que en ellos se encuentran, manteniendo la interacción entre el público y el arte que ya existía antes de la pandemia.

Para ello, se han integrado dinámicas diferentes en las que las personas pueden, además de visitar las salas y exposiciones siguiendo la ruta que quieran, crear sus propias obras, gracias a las guías e instructivos descargables que los museos disponen, o también reproducir las ya existentes.

Pero esto no sucede solo en Colombia, el equipo de comunicaciones del Museo Casa Azul Frida Kahlo y el Museo Diego Rivera Anahuacalli, ubicados en Ciudad de México, por ejemplo, lideró una campaña en la que invitó a los usuarios de internet a recrear las obras de la artista mexicana.

Esta dinámica duró varias semanas y resultó en una compilación de imágenes que se publicó en el Twitter del museo (@museofridakahlo), en las que cada participante se esforzó mucho por recrear un ambiente, vestuario, maquillaje, etc., en el que se encontrara semejanza con la foto o pintura original de Frida.

Y es que el COVID-19 llegó de repente y obligó a muchos sectores a reinventarse, una palabra que fastidia a algunos de lo mucho que se repite por estos días, pero al sector cultural le afectó en gran manera, pues las actividades culturales implican en su mayoría la concentración de personas. Conciertos, festivales, visitas al teatro, a la ópera, a los museos, etc., se vieron directamente afectados, cancelando diversas actividades o posponiéndolas hasta una fecha que aún no se puede determinar.

Para los museos, la transición a la virtualidad trajo consigo varios retos.

Claudia Hurtado, coordinadora del área de comunicaciones del Museo Nacional, explica que mantener la seguridad del museo fue uno de los mayores,porque, entendiendo que la coyuntura obliga a realizar teletrabajo, debieron mandar a sus empleados a casa y, en ese sentido, capacitar al personal de seguridad para mejorar los protocolos de seguridad, curaduría, protección de obras, etc. Actualmente, el museo no se encuentra completamente solo, pues hay dos personas encargadas de vigilarlo por si llegara a presentar cualquier contingencia.

Sin embargo, los directivos entrevistados coinciden en que el reto más importante fue trasladar los museos, espacios que desde siempre fueron concebidos para ser presenciales, al ámbito virtual, por el miedo a que las personas no vuelvan a visitarlos.

Frente a esto, y para su sorpresa, se han encontrado con un incremento de visitas que los favorece; Sofía Restrepo, quien es Jefe de divulgación del área cultural del Banco de la República señala que: “Más personas visitan nuestra página web, nuestros contenidos de enciclopedia, que es un repositorio de información, y también nuestras colecciones. Justamente la colección de arte ha tenido un incremento en sus visitas del 200%. (...)”.

Siendo así, lo que al principio era impensable se ha convertido en una oportunidad para llegarle a nuevos públicos y despertar el interés por el arte en otras personas. La clave está en demostrar cercanía, o más bien crearla, pues antes la presencia de los museos en redes sociales era limitada, ahora han tenido que intensificar las publicaciones e idearse otro tipo de contenido adicional.

 

En palabras de Lorena Islas, miembro del equipo de Difusión, Nuevas Audiencias y Marketing Cultural del Museo Frida Kahlo y el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “somos una comunidad y eso es lo que queremos lograr, abrazar a toda la comunidad de redes sociales”.

Aquí un ejemplo de la nueva forma de visitar los museos. 

Entorno a la relación entre el arte y la virtualidad surge una duda, ¿hasta qué punto puede la tecnología colaborar con la experiencia de disfrutar del arte? o mejor, ¿es posible a través de una pantalla interactuar con una obra?, sobre lo que hay opiniones divididas.

Estey Ducuara, quien es artista y escultor, opina que la situación que el mundo vive actualmente es un llamado a la reflexión: “Hay es que parar, debemos parar por un instante para reflexionar sobre lo que estamos haciendo, si lo estamos haciendo bien o mal. (...) Por eso Casa Ducuara no ha publicado contenidos de sus exposiciones anteriores o de lo que se esté haciendo en este momento”.

Por otro lado, Hilda Trujillo, directora de los museos Casa Azul Frida Kahlo y Diego Rivera Anahuacalli, explica que la experiencia presencial de la visita a un museo, la interacción con la obra y el artista, el proceso interno que cada persona vive al estar frente a una pintura y capta sus detalles es insustituible, pero que la experiencia virtual la complementa, y deja el siguiente interrogante: “¿Qué sería de estos momentos de encierro sin la música, sin un libro, sin una película, sin la poesía… sin la experiencia que te dan las artes visuales, los museos y los artistas en las redes?”

Lo cierto es que al regresar a la normalidad no se puede dejar de innovar y para muchos museos esta situación ha servido para que fortalezcan su presencia en plataformas digitales y se acerquen a nuevos públicos. La invitación es a que conozcan su oferta virtual y que, cuando todo esto pase, las personas regresen a visitarlos.

Desarrollado por: Margarita Contreras y Katyellen Cañizares.

Universidad de La Sabana

Laboratorio de Periodismo Cultural

2020

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now